Notas recientesTurismo

“De Iztapalapa para el mundo”, el mercado más grande y vistoso: la Central de Abasto.

La Ciudad de México es especialista en crear paraísos y, uno de ellos, es este gran mercado, dónde siempre puedes disfrutar de una fiesta de colores, sabores, texturas y folckor: La Central de Abasto.

¿Sabías que este como mercado, es el segundo mayor centro comercial del país, después de la Bolsa Mexicana de Valores?, imagínate, ahí se comercializa aproximadamente el 30 por ciento de la hortofrutícola nacional y se estima un movimiento económico anual superior a los 8 o 9 mil millones de dólares, ¡que tal!.

“De Iztapalapa para el mundo”.

Acá es dónde se encuentra este gran mercado (el más grande de Latinoamérica y el mundo), pero no siempre estuvo en esa demarcación. De hecho, está cumpliendo 40 años en esta sede. Antes, las distintas naves tuvieron otras sedes, por ejemplo: el área de pescados y mariscos se encontraba en La Viga (a un costado del mercado de Sonora); algunas de las naves de flores provenían de Jamaica; y las de verduras, frutas y legumbres tenían su base en el mercado de La Merced.

El cambio de domicilio, para crear está gran Central de Abasto, en el inicio de la década de los 80. Fue el presidente José López Portillo quien inauguró las nuevas instalaciones el 24 de noviembre de 1982.

Sin lugar a dudas, caminar por los pasillos de la central es todo un regocijo, sobre todo el toparse con los personajes que engalanan el mercado, entre los que se encuentran: los bodegueros, los dueños o encargados de las bodegas; y los diableros o cargadores, que usan carretillas o diablos para el transporte de mercancías.

Por cierto, el origen de los diableros se remonta hasta el barrio de la Merced, dónde estos personajes aún recorren las bodegas para ofrecer sus servicios y aliviarle a quienes las visitan el cansancio de la carga.

Si quieres conocer la Central de Abastos puedes dirigirte al Eje 6 sur y de allí tomar un microbús. Eso sí, debes tomar tus precauciones porque otros personajes que sorprenden son los asaltantes de bolsillo, pero no te preocupes, con sus debidas diligencias podrás caminar como en casa.