Lugares HistóricosNotas recientes

La Portales: tradición, barrio y mercado.

Sí consultas entre la gente cercana a ti, ¿Cuál de los mercados de la Ciudad de México es de los más tradicionales? (claro sin considerar la Merced, Jamaica o El Mercado de Sonora) y tendrán en mente al Mercado de Portales. Esta Colonia tiene gran tradición e historia y es una de las más emblemáticas en esta capital, hoy vamos a conocerla contigo.

La demarcación que hoy ocupa la Colonia de Portales está delimitada desde la época virreinal. En esta zona se encontraba la Antigua hacienda de Nuestra Señora de la Soledad de los Portales y el territorio que abarcaba estaba entre los límites de los pueblos de Churubusco y Santa Cruz Atoyac. A partir de ahí salía un camino de terracería que conectaba a estos pueblos con el de Mexicaltzingo. Es decir, la hacienda y sus caminos eran tránsito obligado para quienes llevaban mercancía y productos a la Ciudad de México.

Desde su fundación, la hacienda pasó por varios dueños, entre ellos el conocido General Francisco Manuel Sánchez de Tagle, quién participó en los movimientos de la Independencia de México. De hecho, se sabe que desde este recinto se dio férrea defensa contra la invasión estadounidense, aunque la resistencia se rindió por falta de “parque”.

Fue hasta principios de la década de 1930 cuando la hacienda empezó a fraccionar sus terrenos y a poblarse con pequeñas casas, así empezó a surgir la colonia Portales. Con ese movimiento se dió origen a la urbanización de la zona sur de la Ciudad de México y pronto empezó a crecer con escuelas, clínicas, parques y un mercado, el más tradicional de la zona.

En la década de los setenta, la colonia creció en popularidad gracias a la llegada de la línea 2 del metro qué pasa por Calzada de Tlalpan.

Un dato curioso de Portales, es que aquí dominada la “Banda de los Ramírez”, un grupo de Jóvenes rebeldes que armaban de las suyas por allí de la década de los setentas. Había quien, burlonamente, mencionaba a la colonia como “la mortales”, gracias a los desmanes de estos jóvenes que, por cierto, aún son dueños de las funerarias que llevan el mismo nombre, Funeraria Ramírez.