Han sido muchos días de encierro así que, si ya quieres salir, lo mejor es un paseo en espacios abiertos, claro con todas las medidas de precaución que ya conoces: Uso de cubrebocas, distancia de 1.50 mtrs. Con otras personas, estornudo de etiqueta, lavado de manos, gel antibacterial y todo lo que sea necesario para prevenir contagios.

La recomendación de hoy es para que te vayas a caminar un poco al parque La Bombilla y te llenes de la historia de la Ciudad y del país. ¿Sabías que allí fue donde asesinaron al presidente electo Álvaro Obregón?, pues allí mismo fue y por eso se erigió el monumento que custodia la mano del militar.

Así estuvo la cosa: Don Álvaro fue presidente de 1920 a 194 y cumplió su mandato en tiempo y forma. Luego se aprobaron reformas a la Constitución para extender el mandato presidencial a 6 años y, gracias a eso, el general pudo reelegirse y ganar la contienda electoral para un periodo de 1928 a 1934. La cosa es que el 17 de julio de 1928 el político acudió al restaurante llamado “La Bombilla” (título que ahora le da nombre al parque) y allí fue asesinado.

El magnicidio sacudió al país y se decidió erigir el monumento y hacer un parque en honor del general Obregón. El 17 de julio de 1935 (siete años después del asesinato) se inauguró el parque “La Bombilla”, ocupando terreno de las antiguas huertas de Chimalistac.

Ahora tu puedes visitarlo y disfrutar de sus lindos jardines, fuentes y atracciones para chicos y grandes.
Desde luego, la visita obligada es al monumento a Álvaro Obregón. Allí podrás adentrarte en más detalles sobre el suceso trágico, pero sobre todo, conocer a nuestro país en el periodo de la post revolución. Sin duda, mucho que aprender.

Por cierto, la mano que verás en un frasco, pertenece al General, pero no fue arrancada en su muerte, sino en una operación que tuvo en un momento previo, allí encontrarás toda la información, ven a conocerla.

La manera más fácil de llegar es en metrobús Línea 1 (insurgentes) y bajarte en La Bombilla.