El Centro Histórico no termina de sorprender a sus miles de visitantes que, día a día, disfrutan de sus calles y comercios vistosos y vanguardistas.

En esa gama de ofertas agradables se encuentra el Palacio de las Flores, un centro donde la creatividad da vida y convierte en arte a los arreglos florales.

Son 76 puestos donde sus dueños originales han venido explorando diseños y propuestas artísticas con el color, la textura y el aroma de las flores frescas.

El mercado fue inaugurado, tal como hoy se conoce, en el año 1971, en las calles de Luis Moya y Ernesto Pugibet, en la Colonia centro. Su historia se remonta a la década de los 30, cuando los mercados de la zona fueron reubicados debido a la demolición de la Hacienda de San Juan y de los restos del Hospital Real de los Naturales.

Con ese movimiento los artesanos y artesanas floristas ocuparon la bodega de la fábrica de cigarros El Buen Tono que aún existía y que había sido construida a finales del siglo XIX por el tabacalero Ernesto Pugibet . Esa gran zona dio pasó a un conjunto de mercados exóticos especializados: por un lado el de San Juan Pugibet, dedicado a las carnes exóticas; el de Arcos de Belén; el de artesanías y curiosidades mexicanas; y el de las flores, el cual fue bautizado como San Juan Palacio de las flores.

A simple vista no creerías que un mercado con tanta belleza existiera en medio de tanto movimiento y ajetreo del comercio en la zona, sin embargo, una vez que traspasas la puerta de entrada te transportas a un mundo mágico de naturaleza colorida.

Si tú quieres visitar el Palacio de las flores puedes llegar en metro, en la estación San Juan de Letrán ó la estación Balderas. El mercado abre de lunes a domingo de 8:00 am a 4:00 pm.