¿Te imaginas acercarte a la majestuosa fachada del Museo del Chopo y que un dinosaurio te diera la bienvenida?, pues así era en el año de 1926, cuando el edificio albergó al Museo de Nacional de Historia Natural y tuvo la una reproducción del llamado Diplodocus Carnegie, replica en yeso de un dinosaurio jurásico. Esta figura definió, por décadas, la identidad del Museo.

Hoy es tiempo de visitarlo, sin salir de casa, y aunque no encontremos al gran dinosaurio, si encontraremos grandes obras de arte moderno y exposiciones de grandes artistas, tanto nacionales como extranjeros, que le dan su estilo a la Colonia Santa María la Ribera.

El recorrido virtual comienza desde la calle, esa que desde cuadras atrás te permite ver la grandiosa estructura metálica que alberga el Museo, perteneciente a la Universidad Nacional Autónoma de México.

Seguro ya sabes que la estructura del Museo llego en partes desde Alemania y que allá fuera sede de la Exposición de Arte en Industria Textil, en el año 1906. Lo que nos has de saber, es que llega a México, primero con fines comerciales, ya que fueron varios empresarios los que tuvieron su propiedad hasta que, en el año 1909, la entonces Secretaria de Instrucción Pública y Bellas Artes firmaron un contrato para utilizar el recinto.

En el año 1929, la UNAM quedo como titular del Museo y desde entonces ha construido una historia en el desarrollo artístico del país, dándole un sesgo de pluralidad, pensamiento crítico e independencia.

Comienza tu recorrido por el Chopo aquí