Este 22 de marzo se conmemora el Día Internacional del Agua,  y es un momento preciso para reflexionar acerca de la importancia del vital líquido en nuestra capital.

Aunque la capital se encuentra en una  zona lacustre, la sobre explotación de los mantos freáticos, así como la sobre población han originado que nuestra ciudad se encuentre en estrés hídrico. A pesar de que se han hecho enormes esfuerzos por mantener en óptimas condiciones las instalaciones, de hacer reparaciones al sistema Cutzamala, (principal fuente de donde se trae el agua a la CDMX), y de hacer campañas para no desperdiciar el agua, cada vez es más común observar algunos días que nos quedamos sin el líquido.

Actualmente el sistema Cutzamala se encuentra en un 50% de su capacidad por lo cual se tendrá que racionalizar el agua en la Ciudad de México, pues sigue siendo un recurso que causa desigualdades, pues mientras en las zonas residenciales casi no falta el agua, en zonas de mayor pobreza, el recurso no llega a diario.

Aquí en la capital los datos demuestran que necesitamos acciones urgentes para revertir esta situación. En una primera acción, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, dio una buena noticia al señalar que  a partir de junio próximo la administración y cobro por el servicio del agua ya no se realizará a través de los concesionarios.

El coordinador general del Sistema de Aguas de la CDMX, Rafael Carmona, señaló que las concesiones se otorgaron desde mayo de 2004, y esto originaba desigualdades.

De acuerdo con el Consejo Consultivo del Agua de la CDMX, en zonas urbanas la cobertura de agua potable es 96.4%, pero en zonas rurales la cobertura es de 69.4%. Aunque en términos generales 92.0% de los capitalinos tenemos acceso al servicio público de agua potable, dicho porcentaje disminuye cuando se considera su calidad, por ejemplo en zonas de Iztapalapa, Tláhuac, es común observar deficiencias en la calidad del líquido.

Es momento de tomarnos en serio las acciones para el ahorro de agua. Y aunque el desperdicio no es totalmente responsabilidad de los habitantes, debemos cuidar el líquido, pues algunas acciones serán de gran ayuda para evitar que el agua siga escaseando.

¿Cómo almacenar agua de manera correcta?

El almacenamiento debe ser de manera ordenada y siguiendo algunas medidas sanitarias básicas para evitar que el agua se contamine. La forma correcta de almacenar el agua es la siguiente:

-Limpie y desinfecte minuciosamente los recipientes que almacenarán su agua con detergente y cepillos.

-Nunca almacene agua en un recipiente que se haya usado para insecticidas o productos químicos peligrosos, incluso si se ha limpiado con detalle.

-Elegir una jarra o envase de agua para sacar agua desde los contenedores y manténgalo limpio en todo momento.

-Si se  suspende  el agua durante 24 horas, el valor estimado para ese día es de 3 a 4 galones por personaeso debe alcanzarle para alimentos y para la higiene personal, beber y cocinar.

-Guarde siempre el agua en un lugar fresco y nunca la exponga al sol, ya que esto propicia la aparición de hongos y otros microorganismos que son vías de contaminación.

-Mantenga el tanque de agua, cisterna o recipiente bien cerrado con alguna pequeña ventilación.