En la Ciudad de México, la venta de flores es un comercio de origen prehispánico. Desde la etapa del mercado de Tlatelolco ya se estilaba que hombres y mujeres, comerciantes de Xochimilco Tláhuac y Milpa Alta, trasladarán hasta ese centro sus cargamentos de flores de todos los colores, estilos y texturas.

Esa tradición siguió durante siglos y ahora se encuentra focalizada en el mercado de Jamaica, que desde tempranas horas de la madrugada, deja sentir una fiesta de olores y colores como oferta para sus miles de visitantes cotidianos.

El mercado se encuentra en la esquina de que forman las calles de Congreso de la Unión y Avenida Morelos, en la alcaldía Venustiano Carranza (la estación del metro lleva su nombre y corre por la línea 9).

Este recinto fue inaugurado en el año 1957, al mismo tiempo que el mercado de Sonora, pero se especializa en la venta de flores y plantas ornamentales. Existen más de 1150 puestos dedicados a estos productos, así como a todo lo relacionado con la flora y fauna de ornato. Aquí, se pueden encontrar plantas de toda la república, particularmente de los estados de Veracruz Chiapas Oaxaca Estado de México y Michoacán.

Los mayores atractivos para el turismo ocurren en las fechas cercanas a festividades, ya que el mercado se viste del color de la celebración en curso: por ejemplo, para el 14 de febrero se llena del color rojo en sus rosas y claveles; para las festividades de noviembre cambia a amarillo y naranja por el Día de Muertos; para cerrar el año adquiere el color verde de los pinos qué ofrece para celebrar la Navidad. Este espectáculo de colores es algo que no te puedes perder, por lo que te invitamos a que visites el mercado de Jamaica y le pongas color a tu vida, ahora que se han abierto las puertas tras meses de encierro por la pandemia.