¿Qué edad tenías cuando te subiste por primera vez a la Montaña Rusa?, ¿recuerdas el movimiento y el sonido cuando iba subiendo por los rieles que parecían interminables?, ¿qué tal el grito en la primera caída?, ¡seguro que no lo olvidarás nunca!.

Pues la CDMX tampoco olvidará su emblemática Montaña Rusa que distinguió por más de 5 décadas al bosque de Chapultepec, en su segunda sección. 

Una montaña rusa es un tipo de atracción consistente en un sistema de raíles, que forman una o varias vías que suben y bajan en circuitos diseñados específicamente. Por esos raíles se deslizan trenes, a su vez formados por vagones, en los cuales viajan los pasajeros convenientemente sujetos.  

La Montaña Rusa de la CDMX fue construida en 1963 y era el símbolo de la gran Feria de Chapultepec con el cual llego a colocarse entre las más emblemáticas de todo América Latina, incluso, el modelo  del entramado de rieles fue retomado por Colombia.

Casi a punto de cumplir sus 60 años de vida, las autoridades capitalinas ordenaron su desmantelamiento para dar lugar a un nuevo parque de diversiones que llevara por nombre “Aztlán”. Con más precisión, el 4 de abril se inicio el trabajo para retirar las primeras vigas de la gran Montaña.

Seguro que muchas y muchos de nosotros sentimos gran nostalgia por este juego y por toda la ex Feria de Chapultepec, de la que ya cada vez quedan menos vestigios, porque todos han sido retirados para dejar lugar a la modernidad. Esperemos que el nuevo parque nos dé esas grandes experiencias que nos dejo la Feria y su Montaña.

Ahora no podemos entrar al parque en desmantelamiento, pero si podemos ver como avanzan los trabajos, a través de sus rejas circundantes. Si quieres acercarte puedes llegar en metro Constituyentes y cruzar, por los puentes, el periférico. ¡Ven a despedirla!