Típico: la llave del lavabo empieza a gotear; la humedad te está tirando pedazos de a pared; el boyler amenaza con dar su último soplido; y tú no le sabes a la reparación, no cuentas con la herramienta o, lo más seguro, no tienes ni tiempo para atender los desperfectos de la casa y en tu edificio no conocen a nadie que sepa de eso, ¿qué hacer?.

¡Vete al Zócalo!, y no es que sea para huir del problema, sino porque allí encontrarás alternativas de solución: plomeros, albañiles, carpinteros y una serie de hombres que, desde hace décadas,  ofrecen sus servicios para reparar todo.

La barda de los oficios, así podrás ubicar este espacio donde un grupo de trabajadores, especializados en reparación, colocan coloridos letreros para ofrecer soluciones para tu hogar u oficina.

Se encuentran en el costado poniente de la catedral metropolitana, allí forman una larga fila donde colocan sus letreros. Tú puedes llegar, buscar el servicio que requieres: plomería, albañilería, carpintería, etc., y llevarles contigo en ese mismo instante. Nada de hacer citas, ni de que después llego, aquí la cosa es de respuesta inmediata. Ya en el camino explicas los detalles y en conjunto van definiendo las rutas.

Este método de ofertas de servicios tiene una tradición de décadas y han sido los abuelos los que han transmitido la tradición a hijos y nietos. Lo más llamativo son los letreros que colocan y que también sirven para engalanar la constante y sorpresiva actividad del zócalo capitalino.
¡Ya sabes!, si quieres encontrarlos, vete en metro por la línea 2.