La  exposición La historia que nos une. Animales de compañía en el arte es una forma de homenajear a esos peludos que han llegado a nuestra vida para hacerla más amena y más más feliz.

Esta muestra te invita a reflexionar la importancia de su presencia incluso en el arte. A partir del siglo XVIII, algunos animales –perros y gatos en particular– comenzaron a ser representados en interiores domésticos e identificados como animales de compañía.

Así, a pesar de que esta época heredó la idea cartesiana de que los animales no poseían alma y eran tan solo criaturas mecanicistas, las pruebas que demostraban la devoción maternal de un perro o un gato, o su inteligencia para aprender trucos, hizo que esta creencia filosófica, que marcaba una separación tajante entre humanos y animales, fuera perdiendo fuerza con el paso del tiempo.

De este modo, el cuidado de animales se aceleró y se convirtió en una práctica definible por lo que los historiadores culturales han distinguido tres rasgos que diferencian a los animales de compañía con el resto del mundo animal: el primero, estos animales habitan los espacios domésticos; el segundo, tienen nombres individuales; y tercero, no sirven como alimento, al menos en la cultura occidental.

En la historia que nos une, animales de compañía en el arte, encontrarás obras que datan del siglo XVI al XX, observando la evolución de su presencia en una especie de  línea del tiempo,  encontrando obras que representan a los animales como símbolos de alguna divinidad o alegorías de virtudes, hasta presentarlos como seres cariñosos y leales.

Vista el Museo de San Carlos y disfruta de ésta gran exposición hasta marzo 2022.
Martes a Domingo de 11:00 a 17:00 hrs.
Domingo, entrada gratuita.