Es originario de Guanajuato y tenía tan sólo 26 años cuando este compositor murió un  9 de julio de 1894, a causa de una enfermedad hepática.

Fue sepultado en Cuba y sus restos  fueron trasladados a la Ciudad de México en 1909 y desde 1939 reposan en la Rotonda de las Personas Ilustres.

A 126 años de su muerte, su legado sigue vivo ya que es autor de más de 90 obras durante el corto periodo que dedicó a la composición

Sobre este compositor se han tejido numerosas leyendas, como las que relata el director de cine Ismael Rodríguez en su película Sobre las olas, protagonizada por Pedro Infante.

Juventino Rosas compuso de manera prácticamente autodidacta, ya que su permanencia en el Conservatorio Nacional de Música, donde ingresó en 1885 para estudiar violín, solfeo y teoría musical, fue por breve tiempo. En 1886-87 dejó la escuela, volvió en 1988 pero al poco tiempo abandonó de nuevo los estudios y ya no regresó.

De este conjunto de composiciones, se conocen por nombre alrededor de 50, pero sólo hay 32 partituras. El resto se perdió en archivos o por descuido de los propietarios, de acuerdo con la investigación realizada por el doctor en Musicología, Helmut Brenner (Mürzzuschlag, Austria, 1957-2017), autor del libro Juventino Rosas: su vida, su obra y su tiempo, que incluye una catalogación sistemática de las obras del músico guanajuatense.

El especialista opinaba que Juventino Rosas podría considerarse el primer mexicano que logró con su música el reconocimiento internacional. En el extranjero se hicieron numerosas ediciones, no sólo de Sobre las olas, sino de unas 40 piezas, según consta en archivos musicales de Austria, Estados Unidos y Francia. Durante los 50 años posteriores a su muerte, fue el mexicano más grabado en el mundo.

No obstante, su vida y las circunstancias que dieron origen a su famoso vals Sobre las olas, aún están llenas de interrogantes. El vals se había impuesto en México durante el Imperio de Maximiliano y tuvo su auge en el Porfiriato. Muchos músicos mexicanos componían valses, pero el más exitoso de ellos fue, sin duda, Juventino Rosas.

Su talento musical sorprendió al mismo gabinete de Porfirio Díaz cuando participó en el festival organizado por el Teatro Nacional, el 5 de mayo de 1887, para conmemorar la batalla de Puebla.

Respecto del origen del famoso vals Sobre las olas, existen varias versiones sobre dónde y cómo surgió. Unas señalan que lo escribió en la población de Tláhuac, en la Ciudad de México, donde vivió un tiempo al huir de la leva militar, y su primer nombre fue “Junto al arroyo‟. Otra versión refiere que al desertar de una banda musical, tuvo que esconderse en la casa de su amigo Pepe Reina, que vivía en el pueblo de Contreras.

Una mañana, después de una noche de fiesta, se fue al manantial de La Magdalena y estando en el agua, le vino de pronto una melodía que empezó a tararear. Salió del agua y extrajo de su saco un pequeño libro en el que escribió apresuradamente los primeros apuntes de la pieza. Al regresar a la casa, pidió quedarse solo y empezó a escribir el vals Sobre las olas.

El vals se estrenó en 1891 y adquirió una fama inusitada, que prevalece hasta nuestros días.  En 1893 creó el vals Carmen, que obsequió a la esposa de Porfirio Díaz, Carmen Romero Rubio de Díaz, quien agradecida, regaló al músico un hermoso piano de cola de manufactura alemana.

El compositor fue tan famosos que en Guanajuato hay una ciudad que lleva su nombre: Ciudad Juventino Rosas, en reconocimiento a su hijo predilecto.

Escucha el bello vals sobre las olas de Juventino Rosas, que aún hoy se puede escuchar en eventos especiales como 15 años.