El emblemático Teatro Esperanza Iris, que se encuentra en el Centro Histórico de la Ciudad de México, sufrió daños menores durante los sismos de 2017 y como parte de las labores de mantenimiento y reconstrucción de este recinto, la fachada será remodelada.

Sobre esta intervención, el director general del Sistema de Teatros de la Ciudad de México, Ángel Ancona, explicó: “Hacer una remodelación en estos momentos me parece trascendental, quiere decir que podemos seguir trabajando a favor de los derechos culturales de los habitantes y visitantes de la ciudad, al conservar un tesoro como es el Teatro de la Ciudad”.

Asimismo, el funcionario celebró el inicio de los trabajos de reconstrucción, como parte de las acciones logradas a la llegada de la Secretaria de Cultura, Vannesa Bohórquez López, para mantener el rostro del teatro más antiguo de la ciudad, inaugurado el 25 de mayo de 1918 con la asistencia del Presidente Venustiano Carranza.

“Desde el pasado jueves 4 de febrero comenzó la colocación de los andamios y a partir del lunes 8 de febrero iniciaron las obras de restauración para lograr un acto de reinauguración de la fachada justamente en su 103 aniversario, el próximo 25 de mayo”, subrayó, el también experto en iluminación teatral.

El inmueble fue intervenido en 2019 con un mantenimiento preventivo de impermeabilización, la cual está enfocada en la restauración de la parte superior de la fachada principal.

Ángel Ancona recordó que, desde su construcción, La Diva de la Opereta, Esperanza Iris, encargó a los arquitectos Federico Mariscal e Ignacio Capetillo, “un teatro lo más parecido a La Escala de Milán, por lo que ellos lograron hacer el primer teatro de la capital, de herradura a la italiana, con palcos laterales, concebido principalmente para ópera y con su espacio para orquesta y su pendiente en el escenario (de diseño isóptico y acústico)”, considerado desde 1987 como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Las obras de restauración se trabajan de manera conjunta con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), quienes dan seguimiento y supervisión a estas intervenciones notificadas a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Ciudad de México (Seduvi).