¿Te gustaría subir a lo más alto para hacer una vista aérea de la Ciudad de México?, ¿Qué tal 3930 metros sobre el nivel del mar?, ¡Mucho verdad!, pues ese es el punto más alto del bosque del Ajusco, conocido como el Pico del Aguila.

El Ajusco es un conjunto de cerros, volcanes y montañas que se encuentran al sur de la CDMX, en la Alcaldía de Tlalpan, y que constituye uno de los pulmones más importantes para el ajetreo cotidiano citadino. En esta demarcación se encuentra el volcán inactivo del Xitle,  el cual forma parte de la faja volcánica que atraviesa el Altiplano Central.

Ajusco, significa en náhuatl  “floresta de agua”, lo que puede traducirse como «Lugar de flores donde brota el agua» o «Lugar de agua donde brotan las flores». Alrededor del siglo VII habitaron en esta zona grupos de Chichimecas los cuales tuvieron que huir por los ataques de los mexicas.

En 1936 se decretó  la creación del parque nacional Cumbres del Ajusco, dónde se localiza el llamado Pico del Águila o Cuauhtepetl.

Al ser uno de los puntos más altos de la CDMX, el Ajusco otorga espectaculares vistas, sobre todo en invierno cuando el paisaje se ve comúnmente cubierto por nevadas que ofrecen vistas impresionantes. Desde la cima se puede ver casi todo el Valle de México, la Ciudad de México, los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl, los Dinamos, el Nevado de Toluca, parte de la zona del valle de Cuernavaca.

Si quieres visitar el Ajusco, puedes llegar al estadio Azteca y tomar un transporte que sube a los pueblos de esta zona de Tlalpan. En caso de que usen automóvil, puedes tomar la calzada de Tlalpan hasta la desviación de la Carretera libre a Cuernavaca. En el kl. 25 encontrarás la salida a San Miguel Xicalco y, posteriormente los letreros hacia el Ajusco.