San Ángel era uno de los pueblos más importantes desde antes del periodo virreinal. Aquí, la gente que salía de la Ciudad de México hacía una parada obligatoria para descansar en lo que seguía su camino a las lejanas tierras del sur. ¿Te imaginas esa época?, ¿los carruajes?, ¿los caminos?

Sin lugar a dudas, este era un pueblo de ensueño y lo sigue siendo, con sus calles, plazuelas y sus tradicionales mercados. Precisamente, ahora queremos invitarte a que conozcas el mercado de San Ángel que, aun que se conoce así, realmente se llama Múzquiz y fue inaugurado el 12 de noviembre de 1958.

En su época de origen, se convirtió en el espacio para que las y los agricultores de la zona intercambiaran sus productos. Incluso, venían del Ajusco, y los alrededores. Esa tradición aún no se pierde, pero las condiciones de la urbanización le ha restado producción al campo.

Si lo visitas, podrás disfrutar de sus frutas, verduras, comida preparada y muchas otras cosas ricas para deleitar el paladar.

También es un deleite, pero a la vista, es el mural que te recibe en la entrada. Se trata de la obra de Ariosto Otero, en la cual impregno actividades relacionadas con el comercio y con los personajes que distinguen al barrio de San Ángel.

Si quieres venir a conocer el Mercado de San Ángel, puedes venir en el metrobús de Insurgentes y bajarte en La Bombilla o Dr. Gálvez, para caminar hacia av. Revolución.