El 5 de Mayo es una de las fechas más representativas de México y orgullo nacional, pues fue la primera ve que en nuestro país ganó una batalla armada. Esto ocurrió un día como hoy, pero de 1862, en las cercanías de la ciudad de Puebla, entre los ejércitos de Oriente, bajo el mando de Ignacio Zaragoza, y del Segundo Imperio francés, dirigido por Charles Ferdinand Latrille, conde de Lorencez, durante la Segunda Intervención Francesa en México.

Esta batalla ocurrió cuando después de la Guerra de Reforma sobrevino una crisis económica que orilló al presidente Benito Juárez a suspender el pago de las deudas contraídas con otros países.

Afectados sus intereses Francia, Inglaterra y España enviaron tropas a las costas mexicanas; no obstante, debido a las negociaciones diplomáticas y a la firma de los Tratados de La Soledad, el gobierno mexicano se comprometió a realizar los pagos correspondientes. Francia no aceptó el tratado y envío a sus tropas.

En vista de la posibilidad real de una invasión militar que buscara llegar hasta la Ciudad de México, Benito Juárez ordenó el traslado de pertrechos y la fortificación de Puebla, así como crear una unidad, a la que se designó como Ejército de Oriente, que fue puesta bajo el mando del general José López Uraga. En vista del desempeño deficiente de este mando, fue destituido y en su lugar se designó al general Ignacio Zaragoza, quien con una meticulosa estrategia venció a los franceses.

El resultado fue una victoria importante para los mexicanos ya que con unas fuerzas consideradas como inferiores lograron vencer a uno de los ejércitos más experimentados del mundo en aquella época.

Esta batalla logró salvar momentáneamente  a la Ciudad de México de una invasión, sin embargo, los franceses regresarían al siguiente año, con lo que se libró una segunda batalla en Puebla en la que se enfrentaron 35 000 franceses contra 29 000 mexicanos (defensa que duró 62 días) y lograrían avanzar hasta Ciudad de México, lo que permitió establecer el Segundo Imperio Mexicano.

Después de perder 11 000 hombres debido a la actividad guerrillera que nunca dejó de subsistir, los franceses se retiraron incondicionalmente del país en el año 1867 por mandato del emperador Napoleón III ante la amenaza de Prusia en Europa y la amenaza estadounidense de invadirle si no se retiraba de México.

Ese año, la Ciudad de México sufrió otra invasión, pero esta vez a manos del general Porfirio Díaz, quien  fue uno de los artífices de la caída del segundo imperio Mexicano.