El escultor Augustus Saint-Gaudens fue el encargado de diseñar la estatua bajo el nombre “Abraham Lincoln: The Man”, dedicada al legendario presidente estadounidense, en memoria de su labor al frente de esa gran nación. La colección tuvo sólo tres ejemplares, de los cuales uno está en Washington DC, otro en el Lincoln Park de Chicago y la última, atravesó fronteras para llegar a nuestra ciudad, en reconocimiento a la postura del político que se opuso a la intervención a nuestro país ocurrida a mediados del S. XIX, (1846 – 1848).

La figura fue colocada en lo que ahora es el parque más importante de Polanco, que lleva el nombre de este personaje, el Parque Lincoln.

Para visitarla debes acudir a la cuadra que forman las calles de Emilio Castelar y  Luis G. Urbina, en la colonia Polanco, dentro de la Alcaldía  Miguel Hidalgo. La zona es una de las más exclusivas de la Ciudad y tiene una fuerte expresión cultural asociada comunidades estadounidenses y la religión judía. De hecho, la calle Masarik ha sido nombrada como la nueva Miami, después de ser remodelada.

El Parque Lincoln tiene muchos atractivos entre los que se encuentran: la torre del reloj, (símbolo de Polanco), el teatro al aire libre Ángela Peralta, una pequeña zona de aviarios, así como dos espejos de agua ubicados en la zona central del parque.

Si quieres visitarlo te sugerimos ir en sábado o domingo porque es más tradicional ver navegar veleros y barcos en las aguas del pequeño lago artificial dónde se reúnen los  amantes del modelismo náutico.

Llegar aquí es muy sencillo, sólo debes gastar un boleto de metro y bajarte en la estación Polanco, ¡esperamos que disfrutes la experiencia!