En la Colonia Guerrero, en la Alcaldía Cuauhtémoc de la Ciudad de México, se encuentra un lugar que por su historia es uno de los lugares más emblemáticos del Centro Histórico.

Se trata del Panteón de San Fernando, que se encuentra cerrado desde el terremoto del 19 de septiembre de 1917,luego que la iglesia del mismo nombre resultara severamente dañada.

Hoy la tranquilidad que acompaña el descanso de los muertos se rompe por el sonido de martillos y las voces de los obreros que trabajan aceleradamente en la restauración del lugar.

Aquí se encuentra la tumba de Benito Juárez fallecido en 1871, mientras ostentaba la Presidencia de la República, y aunque fue sepultado en este cementerio en el año de 1872, fue posteriormente trasladado a la Rotonda de los Hombres Ilustres. 

Benito Juárez es uno de los personajes más recordados en la actualidad, incluso por el presidente, Andrés Manuel López Obrador, pero su tumba yace en este Panteón, sola, pues no puede ser visitada , ya que  como todo el museo, está cerrada al público desde 2017, tras el terremoto del 19 de septiembre.

Según la historia, el cuerpo de Benito Juárez fue el último en ser llevado al Panteón de San Fernando, tras lo cual éste fue clausurado y así, convertido en un lugar histórico. Así no sólo se protegió a las tumbas (aun sin restos mortales) de personas ilustres, sino de otros tantos que aún reposan ahí, y cuyas tumbas han quedado entre el olvido y el  ruido de las máquinas que intentan que el panteón vuelva a ser visitado.

En este icónico recinto también se encuentran  las gavetas que guardan los restos de Melchor Ocampo, Miguel Lerdo de Tejada, Ignacio Comonfort e Ignacio Altamirano.

«Los daños que motivaron el cierre del museo provienen de la iglesia de San Fernando, que da su nombre al panteón, pues el contrafuerte del templo, que da hacia el panteón, corría el riesgo de colapso», esto de acuerdo con Isadora Rodríguez, encargada de Reconstrucción de Patrimonio Cultural de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México. 

Las restauraciones del panteón terminarán a finales de marzo de 2021, mientras que los trabajos en el templo concluirían a fines de junio, y una vez que se arregle el contrafuerte esperan reabrir el museo tras cuatro años en  silencio. 

El proyecto de restauración del Museo Panteón de San Fernando inició a mitad de enero pasado. El museo tuvo una primera intervención en 2019 para arreglar los problemas a causa de la humedad.

El icónico recinto que se encuentra en el cruce de las avenidas Puente de Alvarado y Guerrero,  alberga no solo  a personajes que escribieron la historia de la Ciudad de México, y del país, durante el Siglo XIX, sino a personas comunes que vivieron en el siglo XIX y que tuvieron la suerte de descansar junto a los próceres.

Además de aprender grandes enseñanzas de historia, el Panteón te ofrece míticas leyendas sobre fantasmas y la fantástica mujer vampiro. Sin embargo aún habrá que esperar unos meses para conocer estas historias.

El Museo Panteón de San Fernando, es único en la CDMX. Cuenta con cuatro declaratorias (nacionales e internacionales) que lo consideran Monumento Histórico (1936); Zona de Monumentos Históricos (1981); Patrimonio Mundial, en 1987 y Museo de Sitio en 2006.